¿Qué es un bosque?

Un bosque es un sistema complejo, que se auto-regenera y auto-alimenta, incluye suelo, agua, microclima, energía y una amplia variedad de plantas y animales en mutua relación.

¿Qué es una plantación comercial?

Es un área cultivada, cuyas especies y estructura han sido dramáticamente simplificadas para producir sólo unos pocos productos, ya sea madera, leña, resina, aceite o frutas. A diferencia de los bosques, en una plantación los árboles tienden a pertenecer a una reducida variedad de especies y edades y requieren de una constante y amplia intervención humana.

Otras diferencias

Por ejemplo: Un "bosque nativo", del que se hayan eliminado las especies de escaso interés económico, puede terminar siendo tan simplificado y necesitado de la intervención humana para conservarse de esa manera como cualquier plantación. Gran parte de los "bosques" de Europa entran en esta categoría.

Por otro lado, algunos bosques con gran diversidad, aparentemente "naturales", pueden ser el resultado de plantaciones abandonadas o continúan siendo cuidadosamente "cultivados" por poblaciones locales, como es el caso en áreas habitadas por los indígenas Kayapó en Brasil.

Los monocultivos industriales (situación que se repite en muchísimas regiones de América Latina) de los que trata este documento tienen sin embargo un estatus mucho menos ambiguo. Están produciendo una transformación agresiva y profunda de los paisajes, estas plantaciones son mucho más parecidas a un cultivo agrícola industrial que a un bosque en el sentido usual del término, o a los bosquecillos o parcelas agrícolas manejados de manera tradicional. 30.000 hectáreas de monocultivo forestale es tan malo como 30.000 hectáreas de hortalizas.

Necesidades de los monocultivos industriales

Normalmente compuestos por miles y aún millones de árboles de la misma especie, seleccionados por su rápido crecimiento, uniformidad y alto rendimiento de madera y plantados en bloques de la misma edad, requieren una preparación intensiva del suelo, fertilización, espaciamiento regular, selección genética, eliminación de plantas competidoras mediante métodos mecánicos o químicos, uso de pesticidas, raleo, cosecha mecanizada y en algunos casos poda. Tales plantaciones pueden ser implantadas en predios extensos pertenecientes a una empresa o arrendados por la misma, o consistir en la suma de un gran número de pequeñas propiedades.

La posibilidad de plantar árbol para múltiples intereses

En contraste con tales plantaciones, planificadas para responder directamente a una o dos necesidades de las grandes empresas manufactureras o de otros poderosos actores centralizadores, existen intentos de plantar árboles de tal forma que sirvan a una amplia variedad de intereses locales interrelacionados. Por ejemplo, en algunos sistemas agroforestales, se selecciona y planta una amplia variedad de árboles con el objetivo de proveer protección, sombra y alimento para el ganado, fruta y madera para consumo humano y protección, nutrientes y agua para los cultivos agrícolas. De esa forma, ayudan a mantener una producción diversa y en armonía con los paisajes y necesidades locales.

La restauración de bosques

A diferencia del modelo de monocultivos forestales o plantaciones industriales, es bueno destacar los esfuerzos destinados a restaurar bosques degradados mediante la plantación de árboles de una o todas las especies originales de un determinado lugar. En este caso, el objetivo no es el de producir grandes volúmenes de madera destinados al abastecimiento de los mercados industriales, sino el de restaurar ecosistemas diversos, utilizando para ello especies nativas. Es así que la plantación de una especie de eucalipto en alguna región de Australia de donde sea originaria, con el objetivo de regenerar el ecosistema original y plantado de tal forma que reciba la aprobación de las poblaciones locales, puede ser considerada como una contribución a la reforestación.

Cada especie debe convivir en el ecosistema al cual pertenece.

La misma especie de eucalipto, al ser plantada como un monocultivo a gran escala para la producción de madera para pulpa en la India o Uruguay, no sólo no constituye una contribución a la "reforestación", sino que es muy probable que contribuya a la degradación ambiental y a la generación de problemas sociales. La plantación de árboles, ya sea de especies nativas o exóticas, no es en sí misma un proceso positivo o negativo. Resulta positivo o negativo según las estructuras geográficas o sociales dentro de las que es implantado.